martes, 22 de mayo de 2012

EDITORIAL - La Opinión Panamá

La derrota electoral del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) es un presagio de lo que ocurrirá al Partido Revolucionario Democrático de Panamá en el 2014, lo que permitirá al oficialismo continúe desarrollando sus obras a lo largo y ancho del país.
El crecimiento económico y las soluciones que les ha dado a su pueblo el presidente saliente en el país caribeño, Leonel Fernández, le ha permitido al Partido de la Liberación Dominicana lograr otro mandato, esta vez con Danilo Medina a la cabeza.
Varios grupos del PRD panameño viajaron a República Dominicana con los colmillos bien afilados para hincarlos en diversos proyectos, como ha sido tradicional en ellos pero se llevaron tremendo chasco al perder Hipólito Mejía, abanderado de su tradicional aliado.
Nuestra opinión
 Los panameños repetiremos la voluntad popular de los dominicanos porque al final de la gestión del presidente Ricardo Martinelli se cumplirán todas las promesas conocidas como las imperdonables y se impondrá la sensatez  de la decisión del voto popular que seguirá apoyando al partido del cambio.
Ante la victoria del oficialismo en República Dominicana, la prensa internacional ha pasado un detalle por alto y es que la vicepresidenta electa es la esposa del mandatario saliente, lo que fue determinante para la reelección de la propuesta del continuismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada